miércoles, 21 de noviembre de 2007

La Era de Trujillo (1930-1961).

Introducción:
Rafael Leónidas Trujillo (1891-1961), militar y político dominicano, presidente de la República (1930-1938; 1942-1952) y verdadero jefe del Estado desde 1930 hasta 1961, aunque a veces la presidencia fuera ocupada por sus colaboradores. Nació en San Cristóbal. Fue teniente de la Guardia Nacional (1918-1921), cuando la República Dominicana se hallaba bajo la ocupación militar de Estados Unidos, y en 1925 ascendió a comandante en jefe de dicho cuerpo. En 1930 tomó el poder, tras el golpe militar que depuso al presidente Horacio Vázquez.

Al año siguiente, Trujillo organizó el Partido Dominicano, que controló la vida política dominicana durante las tres décadas siguientes. En ese tiempo, Trujillo fue dictador absoluto, con el título de generalísimo del Ejército; fue presidente desde 1930 hasta 1938 y desde 1942 hasta 1952, y Ministro de Asuntos Exteriores desde 1953 hasta 1961, y durante otros periodos, el poder fue ocupado por familiares o políticos afines a su persona: Jacinto Bienvenido Peynado (1938-1940), Manuel Jesús Troncoso de la Concha (1940-1942) y su propio hermano Héctor Bienvenido Trujillo (1952-1960). Aunque el régimen de Trujillo aportó estabilidad económica al país, utilizó medidas autoritarias para alcanzar el progreso material, y abolió la oposición política por la fuerza.

Trujillo fomentó las relaciones diplomáticas y económicas con Estados Unidos, pero, con frecuencia, se alejó con su política de los demás países latinoamericanos. En 1937, temiendo posibles infiltraciones desde Haití, envió tropas dominicanas a la frontera, donde fueron asesinados entre 10.000 y 15.000 haitianos. En 1960, su régimen fue censurado por la Organización de Estados Americanos (OEA), y le fueron impuestas sanciones económicas. Tras perder el apoyo del ejército, Trujillo fue asesinado el 30 de mayo de 1961 por un grupo de militares.










La Era de Trujillo (1930 a 1961):

Es el caso en su totalidad de la mayor distribución de encierro verbal por la que ha cursado la historia dominicana. Hablar de la era de Trujillo es tratar de imponer la verdad sobre la mentira a lo cual ameritamos el trabajo en si, ya que trataremos puntos claves en el desarrollo del trabajo que nos mostraran brevemente como era el gobierno en ese entonces y como maneja al pueblo que con temor asumía todo lo que decía el tirano.Esperamos cubrir algunos de los puntos más importantes en esta amplía época y más que todo sea de su agrado.La era de Trujillo es el largo periodo de 31 años que sigue al horacismo a partir de 1930. Se caracteriza por el militarismo, el unipersonalismo y el despotismo de su máximo caudillo y exponente: Rafael Leonidas Trujillo Molina. Su aparición y ascenso político se vincula a una serie de factores como fueron:
1. La ocupación estadounidense.
2. El ejército policiaco que creo dicha ocupación.
3. El favoritismo horacista que permitió su ascenso militar.
4. El acaudillamiento que consiguió en las filas del ejército nacional.
5. Sus características personales.
6. Su vinculación con el movimiento cívico que, planteando la necesidad de un "hombre nuevo", produjo el derrocamiento del "viejo político" Horacio Vázquez.
Cuando se produjo la ocupación de 1916, las tropas invasoras se dieron la tarea de neutralizar las luchas armadas del país. El gobierno ocupante creó por ordenanza un cuerpo militar destinado a mantener el orden posteriormente, dicho cuerpo fue llamado Policía Nacional, y para el entrenamiento de los soldados se estableció la Escuela Militar en Haina. La relación de Trujillo con la ocupación estadounidense no solo tiene que ver con la formación militar que consigue sino también con los vínculos que establece con los altos oficiales de la Guardia Nacional. Estos al parecer vieron en el "teniente Trujillo" al "hombre nuevo" que necesitaba el país, y por tal razón lo recomendaban, lo alababan y lo ascendían. Este ascenso se efectúo durante el gobierno provisional de Vicini Burgos. La promoción militar de Trujillo no solo fue favorecida por los norteamericanos en Santo Domingo, sino que fue resultado de su personal astucia y habilidad








para ascender políticamente, como también del beneplácito que consigue de Horacio Vázquez, quien en pocos meses le otorgó el rango de Teniente Coronel, Jefe de su Estado Mayor y Comandante Auxiliar de la Policía Nacional. Su designación como Coronel Comandante convirtió a Trujillo en el punto de apoyo militar en que supuestamente descansaba el gobierno horacista; y tal designación fue decisiva para el papel que desempeño en la caída de ese mismo gobierno.El despilfarro y la corrupción administrativa caracterizaban al gobierno de Horacio Vázquez; cuando éste mostró sus deseos continuistas o reeleccionistas, se produjo la "Revolución de Santiago" que provocó el golpe de Estado del 23 de febrero de 1930. El movimiento armado era instigado por Rafael Estrella Ureña, pero contaba con el apoyo del Jefe del Ejercito. Rafael Leonidas Trujillo, quien había proporcionado armas y equiposbélicos. Hasta el último momento, Trujillo encubrió su respaldo a la "revolución" fingiendo lealtad al gobierno.La penetración de fuerzas "revolucionarias" en Santo Domingo creó un ambiente de agitación. Tiroteos, consultas y resistencias entre bandos horacista y revolucionario provocaron la renuncia del presidente, y su rápida salida hacía Puerto Rico, donde regresó tiempo después para radicarse en la población de Tamboril, y pasar allí los Últimos años de su vida. La renuncia de Horacio Vázquez originó una situación conflictiva entre los aspirantes a sustituirle. Los más visibles y fuertes contendientes eran Estrella Ureña y Trujillo, ambos inferidos por representantes diplomáticos de los Estados Unidos. Finalmente la elección recayó en Estrella Ureña, quien hizo su juramento ante el congreso para gobernar hasta que se celebraran elecciones.A partir del juramento del nuevo presidente, ocurrido el 3 de marzo de 1930, se produjo una coalición de banderas políticas que originó la confederación de partidos bajo la fórmula "Trujillo, Presidente; Estrella Ureña, vicepresidente." El único partido Nacional Horacista, que movilizó su poderosa militancia y buscó la postulación de Vicini Burgos. Pero al negarse éste, buscó entonces la alianza del partido progresista y lanzó la fórmula "Velázquez, Presidente; Angel Morales, Vicepresidente". Al convocarse las elecciones para mayo de 1930, Rafael Leonidas Trujillo dirigió su manifiesto público aceptando definitivamente su postulación y señalando entre otras cosas: "no hay peligro en seguirme, porque en ningún momento la investidura con que pueda favorecerme el resultado de los comicios de mayo servirá para tiranizar la voluntad popular a la cual yo sirvo en este momento y a la que serviré lealmente en el porvenir".
Para su campaña Trujillo realizó un recorrido por todo el país comenzó por Montecristi. Le acompañaba Rafael Estrella Ureña y el cacique Desiderio Arias. Mientras la confederación de los partidos que auspiciaban su postulación se movía libremente en campaña, la Alianza Progresiva era la coartada por grupos de militares.









Tanto Velázquez como Morales tuvieron que desistir de sus propósitos eleccionarios, al ser víctimas de un atentado de muerte que los obligó a tomar el exilio. De esta manera, quedó abierto el camino para la "Confederación de Partidos", para sus candidatos, y especialmente para Trujillo. El 24 de mayo la Junta Central Electoral legalizó el proceso declarando triunfadores a Trujillo y a Estrella Ureña. El 16 de agosto se juramentaron ambos, constituyendo esa fecha el punto de partida de la Era.

2. Política económica durante la era.

Cuando Trujillo asumió el poder, la situación económica era pésima en todos sus aspectos. Por un lado las aduanas, las entidades bancarias y las empresas importantes eran controladas por los inversionistas de Estados Unidos. Por otro lado el Estado no contaba con reservas monetarias, a lo que se añadieron los efectos económicos que produjeron el ciclón de San Zenón y la depresión económica mundial de 1929. La situación dio lugar a que el gobierno promulgara una ley de emergencia en 1933, a través de la cual procuró negociar en 1934 el reajuste de la deuda externa. Con ambas medidas comenzó a delinearse la política económica del gobierno, explicada como "un sistema capitalista particularizado" que descendió al nivel de propiedad personal, pues Trujillo fue convirtiéndose en el gran propietario territorial al mismo tiempo que hacía de la dictadura el instrumento para llevar a cabo su empresa económica dentro de un marco jurídico. Al respecto se ha señalado que el gobierno era sólo el servidor legal de la empresa; el ejército, la policía de la empresa; y el territorio nacional el ámbito de la misma, y el pueblo era el trabajador, el productor y el consumidor forzoso de esa empresa.Como lo agropecuario era la base de la economía dominicana, el gobierno trazó un plan de fomento agrícola que incluyó la creación del servicio de investigaciones en la rama, y un sistema de colonización agraria a base de colonos nativos e inmigrantes que procedían en su mayoría de Europa. El proceso de mejoras agropecuarias llevó a que le régimen se lanzara a la expropiación violenta de las tierras y los bienes de sus adversarios.
En el plano financiero, la política de Trujillo se manifestó desde los años 30 por un deseo de autonomía respecto de los Estados Unidos. Ese deseo comienza a percibirse en 1932 cuando se sustituye el dólar por la circulación del peso dominicano equiparado con este. El primer banco de capital nacional creado por el gobierno fue el Banco de Reservas, establecido mediante la compra de las sucursales del National City Bank. El Banco de Reservas comenzó sus operaciones con un millón de pesos con un carácter comercial y depositario de los fondos oficiales.







En 1947 se produjo la creación del Banco Agrícola e Hipotecario con muy variadas funciones, tales como la de "efectuar créditos a corto plazo destinados al fomento de la agricultura, la ganadería y las industrias, y de manera especial a favor de personas de modesta capacidad económica". A la creación de estos bancos siguió la de otros que operaban con capital nacional como el Banco Central y el Banco de Créditos y Ahorros. Estas entidades mejoraron de manera notable las actividades comerciales y transformaron el sistema económico, pero la mayor parte de los beneficios eran depositados en las cuentas particulares de Trujillo como monopolizador que era de los negocios dominicanos. Estas monopolizaciones tenían que ver en parte con los productos de consumo nacional: la carne, la leche, la sal, el arroz, la explotación de madera, etc. en algunos casos Trujillo no se adueñó totalmente de ciertas producciones, como ocurrió con la carne y la leche, dada la tradicional fortaleza de los terratenientes y hacendados de la sociedad dominicana; pero en cambio, reguló con exclusividad de su distribución a través de la Central Lechera Dominicana y de la Ganadería Industrial Dominicana. Para monopolizar la distribución de la carne y la leche, Trujillo acudió a la promulgación de leyes para eliminar los competidores; como también acudió a la ley para incrementar la producción de arroz, alimento básico del pueblo dominicano. La mayor parte de este renglón de consumo era importado. Trujillo puso un fuerte impuesto a la importación mientras dedicaba extensas áreas de terrenos expropiados a su siembra. No solamente logró con el arroz el abastecimiento interno, sino unos excedentes que permitieron ampliar el comercio de exportación. A través de un pequeño cabotaje, Trujillo también monopolizó las exportaciones.El plan trazado por el gobierno de Trujillo para el desarrollo económico abarcó el sector industrial que fue nacionalizado, ampliado y particularizado. Del sector industrial, el área azucarera estaba manejada casi exclusivamente por empresas extranjeras. Trujillo decidió tener el control de los ingenios my creó la ley de defensa del azúcar que le permitía adquirir la mayoría de las centrales azucareros, lo cual logró a base de fuertes impuestos y de una inmensa campaña de presión. "La culminación de la campaña de Trujillo adivinó la compra del emporio West Indian Sugar a fines de 1956 y la ratificación de esa operación en enero del 57". Fueron cinco ingenios comprados por Trujillo, más el Santa Fe, de la South Porto Rico Sugar. Las empresas de Trujillo, Azucarera Haina, Azucarera Nacional y Azucarera Yaque, pasaban a controlar desde entonces catorce de los dieciséis ingenios existentes.
El incremento de las zonas cañeras en el área de Santo Domingo produjo un efecto contrario al programa de "dominicanización", ya que conllevó la contratación de miles de braceros haitianos para ser utilizados durante el corte de la caña. Muchos de esos braceros no regresaban a su país, y al quedarse en el territorio nacional provocaban el








aumento demográfico. La utilización de haitianos en la industria azucarera demuestra que el "nacionalismo" de Trujillo estaba condicionado a sus intereses particulares. Paralelo a la monopolización del azúcar, se tendió a cubrir otros aspectos industriales de gran significado, pues se procuraba siempre sustituir la importación, auspiciando las necesidades internas. Para los últimos años de la década del 40, y durante la década del 1950, los establecimientos industriales no solo se triplicaron en comparación con otros períodos, sino que cubrieron renglones variados: alimentos, bebidas, cigarros, textiles, impresos, muebles, calzados, máquinas, vidrio, corcho, productos minerales, artículos eléctricos, construcción y reparación de materiales de transportes, etc. la mayoría de estas industrias operaban ya como compañías privadas (cuyos gerentes o propietarios representaban casi siempre los intereses de los Trujillo) o bien compañías del estatales. De todas maneras la industrialización permitió el que desarrollo capitalista se moviera en dos direcciones. Por un lado aumentó la fortuna del tirano y de sus familiares, y por otro lado amplió algunos niveles sociales polarizado en dos grupos: el proletariado y la burguesía. Ambos determinaron una correlación entre las relaciones de producción y el aglutinamiento social de diferentes grupos, cuya estructura real se percibió con mayor claridad luego de derrocado el régimen del trujillato. La industrialización también provocó un aumento poblacional desproporcionado en Santo Domingo, al propiciar el éxodo de habitantes de diferentes lugares del país a dicha cuidad, por concentrarse en ella la mayoría de las industrias.

3. El desarrollo educativo.

Hay que destacar que dos aspectos del desarrollo educativo producidos durante la Era de Trujillo. Apreciar la estructura del sistema de enseñanza, y tomar en cuenta que al lado de la instrucción o formación académica se desarrollaba una orientación o formación de variados matices. La educación fue ampliamente expandida y sus mejores logros se relacionaban al interés que mostró el gobierno para dotarla de los mejores medios y recursos, empezando por el humano. En un principio, la superintendencia general de la enseñanza estuvo bajo la dirección del humanista dominicano Pedro Henríquez Ureña, y llegó a contar con equipos técnicos de planificación que como la misión chilena dotó a la organización y programación educativa nacional de la filosofía más avanzada en América. La expansión educativa y sus mayores logros tuvieron que ver con la edificación de recintos escolares, y con una amplía campaña de alfabetización. Aunque los resultados de dicha campaña fueron exagerados por la propaganda, puede pensarse que mejoraron el nivel de la sociedad.







Estructuralmente, el sistema educativo comprendía los niveles primarios, intermedio y secundario. El planeamiento respondía al modelo creado durante el período de la intervención de 1916-1942, pero con algunas variantes como lo fue la enseñanza especial que mereció la atención y el interés gubernamental en conformidad con el planteo de algunas demandas acrecentadas durante la Era. Entre los tipos de enseñanza especial estaba la vocacional que respondía a la necesidad de obreros técnicos; la educación dirigida hacia la formación diplomática; y la educación en oficios y bellas artes. Otra variante fue la enseñanza para la formación de maestros, ampliada cuantitativamente para complementar el crecimiento de la escolaridad, cuyos resultados no fueron tan buenos desde el punto de vista cualitativo. Innovaciones significativas fueron las academias militares, en especial la de cadetes, para las cuales se escogieron los mejores maestros de todo el país; y la escuela para trabajadores, denominadas "Universidades Libres" y cuyo planeamiento obedecía a un horario nocturno. En líneas generales, la enseñanza conlleva un régimen disciplinario riguroso que envolvía tanto a escuelas públicas como privadas. Lo disciplinario incluía el adoctrinamiento como en el caso de las escuelas primarias, y la sumisión como en los casos de los niveles intermedios y secundarios. Aunque los programas comprendían una gama variada de conocimientos científicos y humanísticos bien planeados, un objetivo primordial era lograr la adhesión al régimen a través de mecanismos trujillizantes infiltrados, traspuestos y obligados mediante un clima educativo y algunos tópicos de los programas de la metodología de la enseñanza. En este sentido puede señalarse que la educación era anti-democrática debido al fomento exclusivo del trujillismo en las aulas, y anticientífica, porque no se ajustaba a un análisis racional o sociológico.El aseo, la uniformidad y la puntualidad eran reglas disciplinarias como el canto escolar al izar la bandera, las marchas, los concursos literarios, y la celebración de efemérides. En la dirección de cada plantel escolar, en las entradas, en los pasillos y los salones de clases, el retrato de Trujillo era parte primordial de lo trujillizante, que por lo regular también se fomentaba constantemente en clases. Cada maestro al iniciar la enseñanza solía escribir una idea alusiva a Trujillo o a su Era conjuntamente con la fecha, mientras que en el patio grupos de estudiantes ejercitaban marchas militares. Por otra parte, en algunos salones el tema del día era la lectura de composiciones al Benefactor, como parte del nacionalismo chauvinista que se fomentaba, y que siempre tendió al cultivo sistemático del odio contra el revolucionario o el opositor exiliado, pero en especial "dirigido a crear un estado psicológico de guerra contra la vecina república de Haití", lo que servía al régimen "para justificar la existencia de un ejercito de más de 20,000 hombres como para mantener explotadas las masas trabajadoras negras". La contraparte al antihaitianismo fomentado por la vía de la enseñanza lo era la propaganda unilateral de la hispanidad, respecto de la cual opinaba el mismo Trujillo: "En nuestra asociación







íntima con España, fuente de donde brotan las energías espirituales y el vigor inexhausto que nos permitirían construir un bloque invulnerable a toda filtración foránea, reside no solo en nuestra propia salvación sino también, en parte escencialísima, la de todo el Occidente cristiano. De ahí la necesidad de que no haya ese frente fisuras por donde pueda el comunismo, y de ahí también el deber que tenemos de eliminar todas las diferencias que puedan existir entre nuestros países y la Madre Patria, como consecuencia de discrepancias ideológicas o situaciones forzosamente pasajeras". Estos criterios explican en parte la insistencia en blanquear los caracteres de la negritud dominicana mediante programas donde el hispanismo no solamente quedo en la propaganda ideológica y en nexos estrechados con el régimen del franquismo español, sino en el fortalecimiento de los valores hispánicos a base de atraer refugiados y emigrantes procedente de la Madre Patria. Los refugiados influyeron notablemente en la enseñanza universitaria.
La educación universitaria mereció durante la Era una atención prioritaria dentro de la programación cultural y el planeamiento educativo. El gobierno no solo se empeñó en restituirle históricamente el rango de universidad primada, sino que la edificó como recinto, dotándola tanto de un conjunto de modernos edificios como de buenos recursos didácticos. Bajo la orientación del educador Julio Ortega Frier la universidad alcanzó una reorganización académica notable, aunque no escapó de la manipulación trujillizante. Una asociación de estudiantes universitarios (ANEU), surgida en 1928, fue convertida para los años 1940 en una Guardia Universitaria: un cuerpo militarizado que debía pertenecer todo estudiante que ingresara al recinto.La universidad le otorgó a Trujillo el doctorado en honoris causa, aparte de que poseía el nombramiento de catedrático en economía, el cual nunca ejerció. Con su impulso o desarrollo, la Universidad de Santo Domingo era una institución que tenía "ritmo seminario conventual" y donde la enseñanza estaba "anquilosada por la mordaza política que impedía toda discusión de temas que pudieran despertar inquietudes".

4. La iglesia.

El gobierno de Trujillo se convirtió en un auspiciador cultural al buscar a través del fomento de los diversos medios socioculturales en una adecuación trujillizante. Aparte del medio educativo, el trujillismo ideológico se valió de la iglesia, a la cual manipulaba mediante el patrocinio de edificaciones eclesiásticas y del respaldo que le dio a la clerecía trayendo misiones de religiosos extranjeros con las cuales reforzaba el catolicismo dominicano, la dominicanización de la frontera y la hispanidad, ya que los misioneros, en su gran mayoría, procedían de España. Lo religioso quedo al solidificar







el culto a Trujillo, amén de que el laicismo escolar introducido por Hostos fue sustituido por la obligatoriedad de la catequización en el sistema educativo. Puede señalarse que la manipulación trujillista tendió a estrechar "los elementos religiosos y políticos hasta la confusión", y que representantes eclesiásticos se subordinaron al rejuego político del régimen, hasta que fueron surgiendo las discrepancias que enfrentaron la función pastoral de la iglesia y los requerimientos cada vez más exigentes del Estado. Pero esta discrepancia hay que entenderla en el cauce de la crisis que en los últimos años fue socavando aceleradamente al trujillismo.
La situación se tornó mucho más delicada para la tiranía cuando el clero cambió su oposición a partir de la llegada del nuevo Nuncio Papal, Arzobispo Lino Sanani, quien se había destacado en Argentina por su lucha contra el régimen de Domingo Perón. La iglesia enfrentó la tiranía el 31 de enero con una famosa pastoral, leída en todos los templos en que se manifestaba su oposición a las represiones políticas y el rompimiento de la alianza que habían mantenido con el tirano.El dictador reaccionó airado, Trujillo profirió insultos en contra de los religiosos y organizó turbas que se dieron la tarea de agredir verbal y hasta físicamente a los sacerdotes y a templos religiosos.


5. Los medios de comunicación.

En el año que Trujillo asciende al poder uso los medios de comunicación existentes para difundir su poder por medios eficaces como lo fue la radio la prensa escrita, la televisión, etc. como medio de comunicación la prensa estaba en poder directo del Estado y era un mecanismo efectivo de propaganda que enaltecía el personalismo de Trujillo. A través del periodismo se trazaban pautas, se lanzaban consignas y toda información era ajustada cuidadosamente al programa ideológico trujillista. Los tres periódicos de circulación nacional eran El Listín, La Información y La opinión. Pero también la prensa escrita asumía una política requisitoria frente a los ciudadanos vistos como desleales y funcionarios caídos en desgracia frente al régimen, o se cerraba todo tipo de información que pusiera en entredicho al Estado.Como los periódicos, parecida era la función radial introducida antes de la Era y cuyos programas asumían mucho mejor la ofensiva propagandista y doctrinera. En la radio la música laudatoria era constante y como la danza era Gloriosa y los merengues Salve San Cristóbal y déjenlos que lleguen hablaban del tirano, de sus logros como estadista y de su ideología política.








Conclusión.

La era de Trujillo constituye un periodo de caracteres económicos y políticos, implantando 30 años de violencia y sangre en nuestro país. Supo manejar todos los puntos cardinales de nuestro país y administrar todas las empresas del Estado.
De Trujillo podemos decir que era una hombre ambicioso, sin escrúpulos ni sentimientos que solo buscaba su bien particular a costa del pueblo que gobernó con puño de hierro. Podemos concluir diciendo que la Era de Trujillo es como una cicatriz que vivirá por siempre en el recuerdo de todos lo dominicanos aun en los que no la vivieron porque su herida fue tan profunda que en las generaciones venideras seguirá presente, el recuerdo de Trujillo es historia que debemos de conocer y nunca olvidar."Después de muchos años de desgracia, terminada la fatalidad y el desorden, es tiempo de que pensemos mejor y de que busquemos hacer la felicidad del pueblo dominicano por medio de la Rectitud, la Libertad y el Trabajo".

Rafael Leonidas Trujillo. San Cristobal 1891-1961
Militar y político, nacido el 24 de octubre sus padres José Trujillo Valdés (comerciante) y Altagracia Molina. Desde pequeño en Trujillo se revelaron cualidades de un hombre de carácter fuerte y dominante, aficionado a los trabajos de carpintería y le gustaban muchos los caballos. Su educación fue irregular y bastante limitada, a los 16 años trabajó de telegrafista en Baní y Santo Domingo. en 1913 se casó con Aminta Ledesma una campesina de San Cristóbal, la familia no tomó buen agrado al casamiento pues Trujillo no tenía reputación de buenas moral.La participación de Trujillo en asuntos públicos empieza en este período de su vida autodenominadose "horacista", se vinculó a los partidarios de Horacio Vázquez oportunidad que aprovecho para dar rienda suelta a sus ambiciones. Varias veces presidente de la República Dominicana gobernó el país directamente o través de hombres de confianza. Coartó las libertades y toda oposición política. Murió asesinado el 30 de noviembre de 1961 en la avenida George Washington cuando éste se dirigía hacía San Cristóbal.















Bibliografía.

Peguero, Valentina; De Los Santos, Danilo: Vision General De Historia Dominicana. Impreso en Rep. Dom. Editora Corripio 1983.Martinez Almanzar, Juan Fco: Manual De Historia Critica Dominicana. Impreso en la Rep. Dom. Centro de Adiestramiento de Investigación Social (CASI) 1996.